Lo que pensamos varía nuestra biología

Bruce Lipton, Lo que pensamos varía nuestra biología

Bruce Lipton “Lo que pensamos varía nuestra biología”.

Artículo de La Vanguardia del 9 de septiembre de 2011.

Anuncios

35 Cosas que lamentarás cuando seas viejo

Tarde o temprano vendrán los tiempos cuando no puedas hacer muchas cosas. Cuando algunas otras se volverán obsoletas o imposibles de realizar. Pero siempre habrá que recordar que mientras seas joven, la vida debe adquirir un sentido, un propósito. Y para llegar a ello se necesita ser proactivo, para no lamentar cosas que no hiciste o dejaste de hacer. Siempre se puede ser mejor. Aquí una lista de las cosas que probablemente lamentarás cuando seas más grande:

1. No haber viajado cuando tuviste la oportunidad. Viajar es cada vez más difícil a medida que envejeces, pues tener una familia de 3 o más personas resulta más complicado que sostenerte a ti solo.

2. No haber aprendido otro lenguaje. Te arrepentirás cuando recuerdes que pasaste más de 4 años aprendiendo inglés en la escuela y no recuerdas nada.

3. Permanecer en una mala relación. Recuerda que “si decides estar en una relación infeliz, has decidido ser infeliz”. Créeme, nadie que haya salido de una mala relación en el pasado, ha volteado sin decir que hubieran deseado salirse antes.

4. Olvidar ponerte bloqueador solar. Arrugas, lunares, cáncer de piel son algunos de los padecimientos que pueden ser evitados si te cuidas.

Seguir leyendo

Cuestión de actitud

Lo que te estaba contando

AYER no sonó la alarma de mi móvil. Me desperté a las 8.45 y tuve que empezar el día corriendo: la cara lavada, los primeros vaqueros del montón y un vaso de leche express.

En el trabajo me asignaron una de esas tareas abstractas que pueden tenerte todo el día enfrente de la pantalla y aún así no avanzar casi nada. La lluvia golpeando los ventanales no ayudó a despertar mi inspiración.

Por fin llegó la hora de la comida. ¿Qué tal el fin de semana? Bien, ¿y tú? También.

En el camino de vuelta a casa el autobús estuvo parado unos 20 minutos por alguna razón que desconozco; cerré los ojos para no desesperar. Aunque llegué tarde y cansada, decidí salir a correr. Estaba empezando a oscurecer en el parque, así que di sólo un par de vueltas y volví.

Hora de cenar. Mi casera estaba acaparando toda la cocina, por…

Ver la entrada original 593 palabras más